DURMIENDO CON EL ENEMIGO

Mañana los partidos que han acordado mantener a Aragón entre las Autonomías de segunda(PSOE, PP, PAR e IU) previsiblemente escenificarán este acuerdo, que deja nuestro Estatuto en el furgón de cola, contrariando la voluntad de los aragoneses, que mayoritariamente está a favor de que Aragón alcance mayores cotas de autogobierno.
Por su interés y absoluta vigencia, reproduzco este artículo de Chesús Bernal, publicado hace unos días en El Periódico de Aragón.

estatuto.jpg

                                                               Durmiendo con el enemigo

Se ha impedido que Aragón asuma todas las competencias posibles en el marco constitucional.Somos una comunidad nacional histórica, pero pretenden negarlo evitando que aparezca en el Estatuto.De no mejorarse al alza durante su tramitación en el Congreso, la propuesta de reforma del Estatuto de Autonomía de Aragón (que será, no lo olvidemos, la ley básica de la que dependerá el futuro de esta tierra), nos condenará al “ir tirando” y, en términos relativos, a perder. Así lo habrán querido quienes acordaron el texto: PSOE, PP, PAR e IU. Y no me invento nada. Un sencillo ejercicio comparativo con los otros Estatutos permite llegar a esta conclusión.El Estatuto de Cataluña establece que, durante los próximos 7 años, el Estado destinará a esa comunidad, de su presupuesto total de inversiones, el equivalente a la participación del PIB catalán en el total estatal. Esto supone el 18,85 %, cuando la media de los últimos cuatro años ha sido del 15%. Este incremento lo han conseguido los políticos catalanes tras una intensa negociación. En Andalucía, la inversión del Estado se calculará por población, y, así, se han asegurado un 17,80% frente al 15% que recibían. Baleares, por su parte, que había cuantificado un déficit en inversiones de 3.000 millones, ha obtenido, durante la tramitación en el Congreso, que su Estatuto garantice que el Estado invertirá 2.500 millones en 7 años además de un régimen financiero especial. En Castilla-La Mancha pretenden un 7,80% de inversión, más las cantidades complementarias equivalentes al 1% del PIB autonómico y el dinero del Fondo de Compensación Interterritorial. Y en Galicia el 8%. ¿Y nuestro futuro Estatuto? ¿Qué inversiones del Estado han reclamado PSOE, PP, PAR e IU para Aragón? Se lo digo yo: cero. Marcelino Iglesias, Gustavo Alcalde, José Ángel Biel y Adolfo Barrena no sólo han renunciado a reivindicar que el Estatuto asegure el aumento de las penosas inversiones estatales en Aragón, sino que, además, se han negado a aceptar las propuestas de CHA para lograr más dinero, más inversiones.

CHA ha cuantificado en 5.000 millones lo que el Estado debe a Aragón por la falta de inversiones reales en los últimos años. Ya se sabe que con perricas, chufletes, y sin perricas… Pero estos padres de la patria aragonesa dicen que no necesitamos más. Debe de ser que nuestras infraestructuras son lo más, que las carreteras son las mejores del Estado, que nuestra red ferroviaria es envidiable, y qué decir de los aeropuertos. Ésta es la realidad que más duele al afectar directamente a nuestra calidad de vida.

Resulta incomprensible que estos partidos hayan actuado así con Aragón, todo por no molestar a sus jefes de Madrid (lo del PAR es punto y aparte). Pero es la realidad: si se consuma el actual texto, nos habrán dejado a expensas de lo que el Estado tenga a bien darnos después de repartir la tarta de inversiones entre las Comunidades que sí se han asegurado su porción. Seguiremos siendo los últimos de la fila, y lo peor es que el Estatuto sumiso que nos van a aprobar nos privará de armas para poder exigir nada.

A TODO ELLO hay que sumar otras irresponsabilidades, como el no impedir de verdad el trasvase del Ebro ante el derecho estatutario de los valencianos a los sobrantes de cuencas supuestamente excedentarias. Aquí (a diferencia de los políticos castellano-manchegos) no han querido hacer vinculante el informe que habría que elaborar si cualquier gobierno español resucita el fantasma del trasvase y, para desviar la atención, alimentan la polémica sobre la reserva de los 6.550 hm3. Una cantidad que, por cierto, ya fijaba el Plan Hidrológico del PP, por lo que, evidentemente, no impide el trasvase. Mientras, Cataluña, Andalucía, Castilla-La Mancha y Valencia se aseguran su autonomía en cuestión de agua, aunque sea vulnerando el principio europeo de unidad de cuenca.

PSOE, PP, PAR e IU tampoco han querido que el Estatuto cite por su nombre a nuestras lenguas propias, aragonés y catalán. En los suyos, los andaluces dicen que hay que preservar su “modalidad lingüística andaluza en sus diferentes hablas”, y los castellano-leoneses reconocen el leonés y el gallego hablados en el norte de su comunidad.

AQUÍ, si ya de entrada hay miedo a llamar a las cosas por su nombre, ¿cómo van a ser respetados los derechos de sus hablantes? También han impedido que Aragón asuma todas y cada una de las competencias posibles en el marco constitucional: hasta doce han quedado fuera. Y somos una comunidad nacional histórica, pero pretenden negarlo evitando que aparezca en el Estatuto, como si tuviéramos que pedir perdón por tener más de doce siglos de historia. Todo ello es como dormir con el enemigo, a la espera de lo que quieren consumar, si los aragoneses y aragonesas no reaccionamos ante semejante fiasco.

Portavoz CHA en las Cortes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: