ARAGÓN EN EL NUEVO ESTATUTO, NO SACA NI UN EURO NI MEDIO FRENTE A OTRAS AUTONOMÍAS

JUEGOS URBANOS ( El Periódico de Aragón – 28/01/2007 )

28/01/2007 JOSÉ ANTONIO LABORDETA

La mañana está cruda, ventosa y a punto de hacer saltar por los aires el sol raquítico de estos días de finales de enero cuando mi amigo, Javier Delgado Echeverría, me llama por teléfono para invitarme a hacer un «promenade» por la ciudad. Lo pongo en francés porque resulta más cursi y, además, lo que íbamos a hacer iba por el lado del promenade entre literario y botánico.

Me explico: Javier, desde hace un tiempo se dedica a estudiar, catalogar y amar a todas las especies arbóreas que, despechadas del violento desamor de sus conciudadanos, se levantan a cientos por calles, avenidas y parques de esta inmortal ciudad de Sansueña.

Desde esa profesión cuasi rural mi amigo, urbanita profundo, se ha dedicado a sacar a flote del olvido todo lo que nosotros podíamos olvidar y ha colaborado en un magnífico libro sobre el Jardín Botánico en el Parque de Primo de Rivera y ha escrito y publicado dos ejemplares magníficos sobre Pequeña Guía del Parque Grande y un Parque para el Siglo XXI.

Como ven ustedes mientras los demás nos dedicamos a cosas claramente «útiles», como joder al personal, al vecino o al contrario, él se dedica a este oficio «inútil» de valorar toda esa magnífica masa de árboles que inundan las calles de esta vieja y nueva, o novísima ciudad por que como el afirma se puede saber de que fecha es cada barrio según la importancia que se les ha dado a los jardines. Y cuando andas con él descubres que los viejos barrios de pura especulación industrial –Delicias, Las Fuentes, etc– carecen de recodos donde los viejos del lugar puedan encontrar un carasol para calentar su vejez. Todo es puro cemento malformado y calles apretadas.

A partir de la llegada de la nueva democracia, la vergüenza ha ido cubriendo la ciudad de espacios abiertos, plazas, jardines y pequeños parques. Un nuevo aire se respira aunque muchos de nosotros, malos paseadores, desconocemos la mayoría de esos nuevos espacios abiertos por todas las esquinas, a veces mal heridas, de la ciudad.

–Hoy –me dice– vamos a ir a la Bombarda a ver tu plaza.

–¿Tengo una plaza?

–Si.
Seguir leyendo

PRIMAVERA EN SALONICA

Hace ahora 10 años  que descubrí una generación de cantantes griegas que trataban de rescatar del olvido estilos como el rebetiko y otros cantos tradicionales griegos, que lamentablemente habían estado asociados por una parte importante de la sociedad griega a la época de la dictadura. Recoger ese patrimonio musical y actualizarlo, convirtiéndolo en un lenguaje contemporáneo, sin duda era una tarea arto comprlicada. Sin embargo, mujeres como Alkistis Protopsalti, Eleftheria Arvanitaki, Haris Alexiou o Savina Yannatou han llevado a la musica tradicional y popular griega a su mayor grado de prestigio y reconocimiento internacional. Todas ellas han dado la vuelta al mundo varias veces, cautivando con su música a un público intergeneracional.

En el primero de los vídeos, vemos interpretar en directo a Elefteria Arvanitaki su gran éxito Dinata, dinata. En el segundo, Savina Yannatou interpreta una canción tradicional de la región italiana de Apulia. Savina Yannatou en su discografía se ha introducido por las diferentes tradiciones musicales del Mediterráneo, poniendo un especial énfasis en lo sefardí.