¡QUIÉN PUDIERA!

Ojalá los aragoneses pudieramos también votar, y decirles a los autores de este Estatuto de segunda lo malo que nos parece. Imprescindible lectura, como siempre, el artículo de José Luis Trasobares.

¡Quién pudiera! ( El Periódico de Aragón – 20/02/2007 )

Los andaluces se tomaron con mucha calma el referendo sobre su potente reforma autonómica. Según algunos, eso demuestra que desdeñan la susodicha reforma.Tararí, digo yo. Vámonos ahora p´al Sur y verán ustedes que allí tal vez se hayan permitido el lujo de no ir a votar el nuevo Estatuto (de todas maneras era cosa hecha), pero que no se le ocurra a nadie quitarles su autodefinición como realidad nacional (y todas las ventajas financieras, competenciales e identitarias) porque en Andalucía ningún tonto se machaca el cataplín. Ya lo demostraron en 1980, cuando se movilizaron (política y electoralmente) para evitar que la UCD les metiera por la vía de la segunda regional. No se comieron el marrón que los listos aragoneses engullimos sin apenas rechistar.

¿Por qué piensan ustedes que el PP ha consensuado en Andalucía la reforma estatutaria? Pues porque tenía miedo a quedarse colgado otra vez en una comunidad que es la más poblada de España. Ahora la derecha flamenca se pitorrea del referendo y del treinta y tantos por ciento de participación. Pero ellos ya procuraron no salirse del guión. Por si acaso.

Ocurre que la mayoría de los análisis políticos que consumimos se traman y elaboran en Madrid, patria chica de la crispación y la angustia española. Allí donde se cruzan los caminos, donde las principales empresas tienen sus sedes fiscales y donde aterrizan las principales inversiones del Estado, es muy fácil hablar de la igualdad entre españoles y del desparramo autonómico. Pero el verdadero asunto territorial va por otro lado. Los gallegos aprobaron su Estatuto con una abstención monumental y los andaluces han sacado ahora la reforma con otro pedazo de indiferencia ante las urnas. Pero que les quiten lo legislado. Quién pudiera permitirse el lujo de tomarse los referendos a título de inventario. Los de Aragón, no. Ni siquiera podremos votar la reforma que guisaron en La Aljafería y se están merendando en Madrid.

Anuncios

2 comentarios

  1. Me parece que lo que ha pasado en Andalucía, la abstención que hubo en Cataluña y el desastre de participación que se augura (y si no se augura, lo auguro yo), en Galicia (su primer Estatuto tras la dictadura fue votado a favor o no por el 29% del censo, no llegó a un tercio de votantes), demuestra bien a las claras que a la gente le importan tres pepinos los Estatutos de Autonomía, que siempre resultando mucho más útiles que lo que la mayoría de las personas piensan, siempre quedan disueltos en absurdas y estúpidas polémicas identitarias. Como si alguien tuviese que venir a decirnos lo que somos, y sobre todo, lo que no somos.

  2. Menos mal que aquí no votamos, podíamos batir el record de la abstención. Así seríamos los primeros en algo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: