ESTADOS UNIDOS VIOLA LOS DERECHOS DE LA INFANCIA

george-bush-picture-43-717984.jpg La web counterpunch nos muestra a las claras la auténtica situación de la infancia en Estados Unidos. Pasma la frase de Bush que dice no firmar la Convención de la ONU porque lo que hace el texto es reconocer derechos. Es a lo que se dedican normalmente las Convenciones o Declaraciones de derechos, aunque claro también es verdad que ver la firma de Bush en un texto donde figura la expresión derechos humanos chirría bastante.

USA es el único Estado miembro de Naciones Unidas, con la excepción de Somalia, que no ha ratificado la Convención de la ONU de 1989 sobre los Derechos del Niño. En febrero de 2001, George W. Bush objetó explícitamente a su “enfoque basado en los derechos humanos” – que, entre otras cosas, prohíbe enjuiciar y encarcelar a niños como adultos porque sus mentes son demasiado inmaduras para tener “intención delictiva.”

Por cierto, USA está solo en sus sentencias a niños a cadena perpetua, sin la posibilidad de libertad condicional, y alberga a más de un 99% de los jóvenes que recibieron esa sentencia en todo el mundo. Según un estudio conjunto en 2005 de Human Rights Watch y Amnistía Internacional, USA tenía a 9.400 prisioneros cumpliendo condenas a prisión perpetua por crímenes cometidos antes de la edad de 18 años, de los cuales 2.225 cumplían cadena perpetua sin libertad condicional. De estos, un 16% tenían entre 13 y 15 años cuando cometieron los crímenes por los que fueron condenados.

Más de 100.000 niños están actualmente encarcelados en instituciones locales de detención y correccionales estatales en todo el país. Los propugnadores de la “tolerancia cero” quisieran que creamos que la cantidad ha aumentado aceleradamente, que nuestra nación está desbordada por depredadores adolescentes que cometen una cantidad de aborrecibles crímenes sin precedentes. Pero las estadísticas desmienten esta explicación. La tasa de convicción por asesinato para jóvenes cayó de 2.234 en 1990 a 1.006 en 2000, una baja de casi un 55%. Sin embargo, durante el mismo período, el porcentaje de niños que recibieron sentencias de cadena perpetua sin libertad condicional se más que triplicó de 2,9 a 9%.

Durante el último decenio, numerosos niños han sido esposados, arrestados, lanzados dentro de patrulleros policiales, les han tomado las huellas digitales, los han encarcelado y condenado por crímenes resultantes de incidentes tan triviales como pataletas en jardines infantiles, peleas en los patios de las escuelas o activar una alarma de incendio – que otrora hubieran significado en el peor de los casos una visita a la oficina del director. Ahora una rabieta de un niño de seis años puede justificar una acusación por un delito mayor. A menudo, las dos muñecas de los niños, son juntas suficientemente pequeñas para usar una sola esposa.

Cuando a la infante Desre’e Watson de Avon Park, Florida le dio una pataleta en la escuela el pasado mes, fue arrestada y acusada de agresión contra un funcionario escolar (un delito mayor), alteración de una función escolar y resistencia contra un agente del mantenimiento del orden (ambos delitos).

El arresto de Watson no es nada extraordinario en Florida. En diciembre de 2000, el St. Petersburg Times informó: “Actualmente, a la joven edad de 6 o 7 son llevados con esposas, encerrados y registrados con antecedentes criminales permanentes. Más de 4.500 chicos de 11 años y menos fueron acusados de crímenes en Florida durante el año fiscal que terminó en junio.”

El Times continuó diciendo: “Niños de sólo 7 años pasan la noche en centros de detención. Chicos de sólo 10 son detenidos durante un año o más. Y en muy pocos casos, los niños entran al sistema judicial a edades aún menores, tales como un niño de 5 años de St. Petersburg acusado este año de robo con fractura; e increíblemente un sospechoso de delito de incendio de edad pre-escolar que pasó por un programa de diversión previo al juicio en el sur de Florida a los 3 años.”

En diciembre de 2001, después de arrestar a un autista de 10 años, alumno de cuarto grado que interrumpió una clase de educación especial, Rick Hord, del Departamento del Sheriff de Okaloosa, Florida, justificó sus acciones arguyendo: “No cabe duda de que teníamos ante nosotros todos los elementos de un delito mayor.”

No todos los niños son tratados por igual. La raza y la clase juegan un gran papel. Como señaló el Times, “existe una gran diferencia entre los arrestos de los niños según la raza – que se hace más aguda con la disminución de la edad de los niños.” Los jóvenes sujetos de arrestos de “tolerancia cero” en toda la nación son abrumadoramente negros, latinos y estadounidenses nativos. En 2000, según el Centro de Justicia Juvenil de la Escuela de Derecho de la Universidad Suffolk (JJC), niños afro-estadounidenses, que componen sólo un 15% de la oblación juvenil de USA – representaron un 46% de los encarcelados y un 52% de aquellos cuyos casos terminaron ante un tribunal penal adulto. Los niños negros son encarcelados a una tasa de cinco veces la de los blancos, mientras que niños latinos y estadounidenses nativos son colocados en instituciones correccionales dos y media veces más que los blancos.

Shaquanda Cotton, de quince años, fue liberada de una prisión de Texas el 31 de marzo después de cumplir un año de una posible sentencia de siete años por dar un empellón a una maestra auxiliar en su escuela. Cotton afirmó que la auxiliar la empujó primero, después de que intentara de ingresar a la escuela después de la hora oficial de comienzo para recibir de la enfermera de la escuela una medicina recetada para tratar su desorden hiperactivo causante de su déficit de atención. Tres meses antes de la condena de Cotton por el incidente del empellón, el mismo juez sentenció a una niña blanca de 14 años a un período de libertad vigilada después de que esta quemara totalmente su hogar familiar.

Estas disparidades raciales no se limitan a los Estados del sur. El JJC informó en 2003: “Mientras la criminalidad juvenil en Massachusetts ha disminuido continuamente durante ocho años, la tasa a la que los jueces están ordenando la detención de jóvenes aumentó en un 40%. La proporción de jóvenes menores en las admisiones totales a la detención ha aumentado anualmente desde 2001, tanto para muchachos (de un 57% a un 60% en 2003) como para muchachas (de un 49% a un 54%).

En abril de 2005, Maribel Cuevas, de 11 años, participó en un altercado local y lanzó de vuelta una piedra que un grupo de muchachos le tiró fuera de su casa en Fresno, California, hiriendo en la frente a Elijah Vang, de ocho años. Aunque los padres de Vang no presentaron una queja, la policía arrestó a la onceañera y la llevó a un centro de detención juvenil por un delito mayor de asalto – reteniéndola durante cinco días antes de que fuera liberada a condición de que portara un aro electrónico en su tobillo para controlar su paradero.

“Si se tratara de un vecindario de clase media o de clase alta el resultado habría sido muy diferente,” dijo el reverendo Floyd Harris Jr. a los periodistas después de dirigir una vigilia de 100 personas para apoyar a Maribel. “La policía no tiene el mismo respeto para la gente de color en esta ciudad.” Martín Cuevas, padre de Maribel, comentó: “Nunca tendrá confianza en la policía después de lo que le hicieron.” Y con razón.

Los padres que se defienden contra la injusticia racial se convierten a menudo en objetivos para la policía local. El mes pasado, Gerard Mungo, Jr., de 7 años, fue arrestado en East Baltimore por sentarse sobre una motocicleta todo terreno frente a su casa, con el motor apagado. Las bicicletas todo terreno son ilegales en Baltimore. Pero, como comentó el columnista del Baltimore Sun, Gregory Kane: “existe un artículo en el Sun de agosto de 2002, que dice que la policía estaba deteniendo a pasajeros en camino a su trabajo que iban en motonetas – prohibidas junto con las motocicletas todo terreno en 2000 – y confiscando sus vehículos. Eso es detener y confiscar, no arrestar a los conductores. El arresto fue reservado para el chico negro de 7 años de un barrio pobre de East Baltimore…”

Gerard estuvo esposado a un banco en la comisaría durante dos horas mientras su moto, que sus padres acababan de darle días antes para su séptimo aniversario era confiscada.

Menos de dos semanas después, la madre de Gerard, Lakisa Dinkins, fue arrestada en circunstancias dudosas. Gerard dijo a los periodistas mientras esperaba su liberación: “Se llevaron a mi mamá porque yo estuve en la televisión.” El niño es demasiado joven para comprender que su madre fue elegida por defender sus derechos. Tuvo la audacia de pedir al supervisor del agente de policía que lo arrestó que aprobara su arresto (lo que hizo). Y sólo horas antes de su propio arresto, 100 activistas habían realizado una protesta contra el arresto del niño delante de su casa. Esa misma tarde, la policía derribó la puerta de la casa de la hermana de Dinkins, supuestamente a la busca de un “sospechoso por drogas.” No encontraron drogas, pero la policía reunió a pesar de todo a todos los 11 miembros de la familia en la sala de estar para continuar el interrogatorio. Al parecer, uno de los policías reconoció a la madre de Gerard. Lo escuchó cuando dijo al supervisor ‘Tengo a la mujer cuyo sieteañero fue arrestado por sentarse en la moto,’ Entonces me arrestaron,’” dijo

Dinkins no fue acusada por un crimen. Tácticas semejantes son utilizadas para intimidar a activistas, pero parecen haber tenido el efecto contrario en este caso. “Si quieren guerra, les daremos guerra,” declaró a los periodistas Marvin “Doc” Cheatham, presidente del local de Baltimore de la Asociación Nacional por el Progreso de la Gente de Color, mientras esperaba que liberaran a Dinkins de la cárcel. “Si este es nuestro incidente Rosa Parks, lo que se necesita para que la gente se despierte, así sea.”

Anuncios

2 comentarios

  1. Esta gente está degenerada… Los menores no deben estar exentos de responsabilidad, pero ahí es donde es más necesaria la labor socializadora de un sistema penal, y no en el castigo, que es más bien una venganza, y que lo que crea inevitablemente es una mayor dificultad de reinserción de estos menores.

  2. Este carajo y el estado estadounidense no deja de sorprendernos con su crueldad y descorazonamiento, estos tipos deben haber salido del infierno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: