EL JUEGO DE LOS 8

Las amigas de entrenomadas nos plantean este ingenioso juego bloggero.

Reglas del Juego:

1. Cada jugador(a) comienza con un listado de 8 cosas sobre sí mismo.

2. Tienen que escribir en su blog esas ocho cosas, junto con las reglas del juego.

3. Tienen que seleccionar a 8 personas más para invitar a jugar, y anotar sus blogs/nombres.

4. No olvides dejarles un comentario en sus blogs respectivos de que han sido invitadas a participar, refiriendo al post de tu blog.

Ocho cosas sobre mi mismo:

1. Me gusta que todos los días pueda descubrir algo sobre mi mismo que desconocía hasta ese momento.

2. Siempre comienzo a leer un periódico por el final, contraportada, tv, sociedad.etc.

3. Cada vez se me da peor fingir ante las personas que no soporto o que no me interesan.

4. En mi MP3 se puede encontrar desde canto gregoriano hasta trash metal pasando por la música barroca, el hip hop, el folk o dance.

5. La religión organizada y jerarquizada me parece uno de los peores inventos de la humanidad.

6. Unos meses antes de crear este blog era absolutamente excéptico sobre la utilidad o el sentido de tener uno. Ahora sé que estaba radicalmente equivocado.

7. Creo que mi mayor virtud es tener un inquebrantable espíritu crítico sobre la realidad que me rodea.

8. Es posible que uno de mis mayores defectos sea la dificultad para adaptarme a lo inesperado, cuando esto supone una mala noticia.

Al igual que han hecho ellas, en vez de invitar a ocho personas/blogs voy a hacerlo con cinco:

¿Hay vida después de la expo?

Cristina Monge

La Boira del Ebro

Mosica y parolas

Aragón colonial

TARDES SUSPENDIDAS, POR UZEYIR LOKMAN ÇAICI

Un hermoso poema del turco Uzeyir Lokman, traducido por Mercedes Ortega y Guillermo Ortega. El autor reside en Francia, y se ha convertido en los últimos años en uno de los poetas turcos más leidos en Europa.

Tardes suspendidas

No hay ya más claridad
rozando la cabecera de mi lecho.
Esas tardes han envejecido en mis sueños.
Una o dos arrugas han surcado mis ojos
y hay un cambio en mis venas.
Bebo a sorbos
las tardes escondidas en mis sueños.
Las sombras bajan rodando a mis pupilas.
Aún espero por ti,
delante de una estatua.
Las tardes ondulan como el canto de un pájaro.
Mis esperanzas perdidas
caen en esa suspensión,
mis sentimientos te llevan en el corazón
y yo digo que esas tardes detenidas
no se oscurecerán jamás.