LA POESÍA DE LA DESESPERACIÓN

20070313-nadia.jpg
Hoy traemos a este rincón del bardo un poema de una mujer que ya no está con nosotr@s. Nadia Anjoman era una de esas mujeres afganas que nunca se han conformado con el papel que su sociedad ha planificado para ellas. Estudió periodismo en la Universidad de Herat, y comenzó a escribir poesía, llegando a publicar en 2005 un libro de título Gul-e-dodi (La flor grana). Al parecer durante el dominio talibán leyó secretamente a Shakespeare o Dostoievsky, lo que en esa época se castigaba con la horca. Unos meses después de publicar su libro murió por las heridas que le causó su marido. Vaya este poema suyo como reconocimiento a todas aquellas personas que se atreven a levantar su voz contra la represión, el fanatismo y el autoritarismo.

Nadia Anjoman, traducción de Andrés Alfaro

No tengo ganas de abrir la boca
¿De qué debo cantar?
Yo, quien está odiado por la vida,
No hay diferencia de cantar o no cantar.

¿Por qué debo hablar de la dulzura?
Cuando siento yo tanta amargura.
Oh, el festín del opresor
Me tocó la boca.
No tengo ni un compañero en esta vida
¿Para quién puedo estar dulce?
No hay diferencia de hablar, reír,
Morir, ser.
Yo con mi soledad agotada
Con dolor y tristeza.
Nací para nada.
La boca se debe precintar.
Oh mi corazón, ya sabes que es la primavera
Y el momento para celebrar.
¿Qué debo hacer con un ala atrapado?
Que no me deja volar.
He estado callada por demasiado tiempo
Pero nunca me olvido la melodía,
Porque cada momento cuchicheo yo
Las canciones de mi corazón
Que me acuerdan del
Día que voy a romper la jaula.
Volar de esta soledad
Y cantar como un melancólico.
No soy un débil árbol de álamo
Que cualquier viento va a sacudir.
Soy una mujer afgana,
Así que sólo tiene sentido para gemir.

Anuncios

3 comentarios

  1. Pedazo de poema, muy ilustrativo de la desgraciada vida de esta mujer y de muchas otras que sucumben al fanastismo en aquel país, mientras occidente, demasiado ocupado en asegurarse las riquezas del subsuelo y la construcción de los grandes oleoductos que atraviesan el país de punta a punta, único objeto que tenían desde el principio, pasa olímpicamente de la calidad de vida de los habitantes de Afganistán, de si sus derechos son o no respetados y su progreso asegurado. Pero, ¿qué importa? Mientras nuestra prensa diga que exportamos la libertad y la democracia y los palurdos de nuestros ciudadanos se lo crean o tengan fútbol o culebrones para ver, qué mas da…

  2. La boca se debe precintar.

    Creo que este verso resume todo.
    Impresionante historia y poema.
    Un beso

  3. Sorprendente poesía y mujer.
    Me encantó el aporte que logras con este rincón. Gracias infinitas por traer realidad a la palabra virtual.
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: