IMPRESORAS DE INYECCIÓN FABRICARÁN ÓRGANOS ARTIFICIALES

Una de las noticias que más me han sorprendido en la prensa de hoy es ésta que aparece en Público. Desde luego, es uno de esos títulares que te obligan a leer la noticia completa, y la verdad que a pesar de la explicación a mi me cuesta bastante imaginarmelo.

La investigación tiende cada vez más a integrar diferentes disciplinas, ya que a menudo un problema técnico que ralentiza el progreso de los científicos ya ha sido resuelto en otra rama de la ciencia.

Un ejemplo, expuesto en el último número de la revista Science, es la original aplicación que en los últimos años han encontrado los biólogos a las impresoras de inyección: en lugar de tinta, lo que se proyecta son células. En vez de papel, el soporte es una matriz biológica de cultivo.

El propósito de este sistema es sembrar células sobre matrices tridimensionales controlando con precisión su colocación en el cultivo, con la ventaja de que la manipulación se realiza sin tocar el sustrato.

Según Paul Calvert, de la Universidad de Massachusetts y autor del artículo en Science, la nueva tecnología encontrará sus principales aplicaciones en “el estudio de las interacciones celulares y en la construcción de órganos artificiales”.

Calvert apunta los principales inconvenientes técnicos que aún deben resolverse, como la precisión al colocar las células y la supervivencia de éstas al proceso de inyección. Se han logrado impresionantes resultados con bacterias y levaduras, y los datos con células animales son prometedores.

Sin embargo, concluye Calvert, la tecnología va por delante de sus posibles usos: “¿Qué se podrá hacer con esta técnica que no se pueda hacer ahora?”. Las aplicaciones, concluye, ya llegarán.

EL PODER DE LA VOZ

Comenzamos esta difícil semana post pilarista y post vacacional con música excepcional, con dos voces prodigiosas. En el primer vídeo, Nessun dorma, de Turandot interpretado magistralmente por Luciano Pavarotti. Con el segundo, celebramos la edición del disco desnuda de la cantante de toná asturiana Anabel Santiago, una de mis debilidades musicales. El tercero, también corresponde a Anabel, acompañada en este caso por la gran Diamantina Rodríguez, con un homenaje de ambas a los mineros.