SARKOZY Y SU GOBIERNO ANTISOCIAL

imagen-de-la-manifestacion-celebrada-en-paris-fot-2007101818462302xm1.jpg 

Después de leer el último artículo de Ignacio Ramonet en Le Monde Diplomatique, me apetecía hacer algún comentario sobre cómo las primeras medidas de Sarkozy están redefiniendo el papel geoestratégico de Francia en la escena internacional, mientras que a nivel interno se producen  modificaciones legislativas dirigidas contra la línea de flotación del estado social.

Cuando analizamos la situación política actual en Francia, lo primero que llama la atención es hasta qué punto se halla la izquierda ( o el centro izquierda) completamente desarbolada. De entrada, la labor de oposición es enormemente difícil ante un ejecutivo donde no menos del 20% de ministros son de centro-izquierda, con presencia de importantes militantes del Partido Socialista Francés. Personajes como Bernard Kouchner o el propio Jack Lang no han tenido ningún problema en entrar en un gobierno profundamente antisocial, y agravar con su partipación la crisis de la izquierda gala. Si sumamos el porcentaje de voto en las presidenciales de los candidatos del centro y de la derecha(incluyendo a Le Pen), el resultado nos da más de un 62% de los votos frente al 38% de la izquierda plural. Por tanto, ante este panorama, y ante la composición arrolladoramente de derechas de la Asamblea Nacional, el primer esfuerzo que tendrá que hacer la izquierda francesa es redefinir por completo sus líneas estratégicas y los mensajes que lanza a partir de ahora a la sociedad francesa.

La liquidación de la jornada de 35 horas laborables, extrema precarización de las condiciones de trabajo, supresión del sistema de prejubilaciones, reforma de hierro de las prestaciones por desempleo, una reforma que atenta el sistema público de salud , son sólo unos pocos ejemplos del programa de Sarkozy contra el estado del bienestar. Todo ello gracias al éxito del discurso catastrofista abanderado por el neoliberalismo económico y el conservadurismo político, centrado en que los ciudadanos asimilen el fracaso de la gestión pública de prestaciones y derechos que fueron reconocidos después de décadas de lucha sindical, y que ahora se verán cercenados por las mismas fuerzas que se opusieron por todos los medios a su implantación a lo largo del siglo pasado. Ante esta situación, solamente cabe la continuidad del “comité de replica” constituido hace unas semanas por los partidos más representativos de la izquierda plural francesa, y la intensificación de las movilizaciones convocadas por todos los sindicatos.

En política exterior, la nueva posición estratégica de Francia es básicamente no tener política exterior propia, y realizar un absoluto seguidismo y vasallaje respecto de la administración Bush. La decisión de Sarkozy de retornar a la estructura militar de la OTAN será la primera decisión ejecutiva que concretará este cambio de posición del Eliseo en esta nueva etapa. Para aquellos que esperamos una mayor definición de la Unión Europea en política internacional, este giro de Francia puede considerarse una pesima noticia, que hará que la política exterior de Bruselas dependa aún más de los pronunciamientos del Departamento de Estado norteamericano.

Por tanto, podemos decir que malos tiempos para la lírica aguardan a la sociedad francesa para los próximos años. Esperemos que la izquierda política y social recupere el terreno perdido y consiga hacer frente al programa de gobierno antisocial de Sarkozy.

Anuncios

6 comentarios

  1. D’una banda Sarkozy em fa por, no m’agrada gens la seva personalitat.

    De l’altra penso que França necessitava un canvi de mentalitat a fons, no sé ben bé si aquest però sí despertar d’un somni.

    Veurem cap a on va tot !

  2. Querido amigo esto se veía venir, cuando los dirigentes de izquierdas pierden el rumbo y empiezan a hablar, pensar y actuar ya no hay marcha atrás. Estos personajes tan importantes de la izquierda francesa que han entrado en el gobierno de Sarkozy, hacía tiempo que habían perdido el norte, que ya no sentían ni pensaban como militantes de izquierda. No nos vale toda esa parafernalia que han montado para vendernos a un presidente moderno, activo, con gancho. Para que les sirve a la ciudadanía francesa todo eso si luego van a vivir esclavizados por el gran capital. Ante este problema tenemos que pensar en como podemos reaccionar aquí, no podemos dejar en manos PSOE la gestión pública, tenemos que implicarnos todos, los partidos de izquierdas y sobre todo la ciudadanía en la defensa de una sociedad más libre y progresista, que no caiga en la trampa de la solcialdemocracia, que luego se transforma en el neoliberalismo que estamos viendo en Francia.

  3. El mito de Francia como ejemplo ya hace tiempo que ha caído. Muchas veces era puesto como muestra de que otra visión del mundo es posible en contraposición a quienes aquí ríen todas las gracias y procuran buenos lametazos en el trasero a los inquilinos de la Casa Blanca digan lo que digan y hagan lo que hagan, crímenes incluidos. Una Francia capaz de decir no sin temor, a Estados Unidos o a Reino Unido en su momento (cuando De Gaulle, acertadamente, consideraba contraproducente la entrada de los británicos en la C.E.E. por considerarlos una futura piedra en el zapato de EE.UU.). Eso ya no existe. Ahora tenemos la peor de las Francias posibles surgida como suelen surgir los poderes mayoritarios de la derecha: de la convulsión, el enfrentamiento social, los disturbios, etc. Francia ya no es ejemplo de nada. Excepto de la cultura. Ahí nos dan cien mil vueltas.

  4. Guillem, es cierto que Francia necesitaba un cambio pero precisamente hacia una mayor profundización en políticas que combatan las desigualdades sociales. Auguro un mandato de continuas movilizaciones contra Sarkozy.
    Efectivamente amigo Luis, el PSF llevaba muchos años copiando recetas económicas neoliberales, y el electorado si decide elegir por estas soluciones de derechas, lo lógico es que apoye masivamente a un Presidente de derechas. Como bien dices, la apuesta de la izquierda por la defensa de lo público debe ser una de nuestras banderas irrenunciables.
    39 escalones, no puedo estar más de acuerdo contigo, hemos acabado teniendo una Francia en la que este nuevo gobierno nos garantiza una cada vez mayor fractura social.
    Un abrazo para todos.

  5. Me siento avergonzado de que mis paisanos hayan votado a este Presidente. Es cierto lo que dice algún comentario anterior de que el PSF tiene mucha culpa de ello.

  6. El mayor peligro con Sarkozy es que no tiene un pelo de tonto. Utiliza los medios de comunicación, la demagogia y la bateria de propuestas un día sí y otro también.

    La izquierda francesa como la italiana, portuguesa o española reacciona cuando le empujan de su sitio, pero mientras están en el poder (o lo que les permiten), se dejan engatusar y se diluyen en el licor de la rosa.
    En fin, una pena para miles de franceses que van a sufrir el castigo de la xenofobia de este pedazo de cabr..

    Besitos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: