¿AGOTES EN ARAGÓN?(1ªParte), POR BASTIÁN LASIERRA

 Hace unos años, por casualidad descubrí la historia de los “agotes“. Para los que no hayáis oído nunca esa palabra, os recomiendo de entrada leer el artículo de la wikipedia, y después leer este interesantisimo artículo de Bastián Lasierra sobre la presencia de los agotes en Aragón.

Bastián Lasierra

Sí, ya sé que al hablar de “agotes”, o “cagots”, o “gafos”, que todos estos nombres tenían -y algunos más como luego veremos-, inmediatamente pensamos en Navarra, sobre todo en el barrio de Bozate, en Arizcun, en el Baztán, cerca de Elizondo, o, a lo más, en el Roncal. Pero, ¿agotes en Aragón?
Hace unos cuantos años, al arreglar la iglesia parroquial de Plan, cuya noble piedra había sido embadurnada por la fiebre enyesadota y encaladora del siglo diecinueve, apareció una extraña portezuela debajo del coro, en el ángulo izquierdo del templo.
Desde luego, no podía estar allí para dar paso al cementerio, que justo se encontraba en el lado contrario, ni como una entrada a la sacristía o a la torre, por la misma razón. Además, su insignificante tamaño, como para ser cruzada encorvado o agachado, eliminaba toda otra posibilidad como, por ejemplo, la del paso hacia el baptisterio. ¿Qué pintaba allí esa puerta? ¿Qué misterio tenía? ¿Hasta aquí habían llegado los agotes?
Lo mismo nos sucedía con las brujas, que por lo visto solamente se daban en Euskalerría o en Galicia, hasta que descubrimos su apabullante abundancia en el Alto Aragón. Que en Aragón tenemos de todo, que os lo digo yo. Lo malo es que no nos hemos enterado y seguiremos sin enterarnos por falta de investigadores y de apoyo a la investigación. Y esto no va por nadie, ya se ve…
Pero bueno, ¿quiénes eran y qué hicieron los agotes? Un profundo desconcierto sobre su origen llevó en otro tiempo a considerarlos relacionados con otras poblaciones malditas, como “los vaqueros de Asturias”, “los chuetas de Mallorca” o “los cretinos de los Pirineos”. Hoy sabemos que nada tienen que ver con ellos, como no sea un aspecto exterior un poco deprimente, que en todos ellos solamente tienen el significado de una endogamia total, ya que nadie quería emparentar con ellos.
Tampoco son de raza vasca, aunque la pequeña comunidad que queda de ellos sin mezclar hable euskera, por vivir en una zona que casi desconoce el castellano. Pero el factor Rh de su sangre descarta claramente esa procedencia.
Durante la Edad Media se les consideraba leprosos y eso parece indicar el nombre de “gafo”, “mesiello”, “meseguero” o “mesuma” y hasta “cristianos de San Lázaro” con que se los conocía. Esto y también la creencia muy extendida de que su presencia producía un hedor insoportable, nauseabundo, fue el factor más determinante para la marginación que siempre sufrieron.
Y, por supuesto, también su carga religiosa, en unos tiempos de profunda fe pero de una gran intolerancia por la obsesión de no mezclarse con herejes. Se los creía descendientes de albigenses o arrianos y godos. Se les perseguía por profesar la fe de los cátaros, quienes rechazaban el poder y la riqueza de la Iglesia. La palabra “cagot” o “casgot” significa precisamente “perro gordo”, y lo que está claro es que a España vinieron desde el Bearne, procedentes de la zona de Albi (tierra de albigenses). ¿Cómo iban a entrar solamente en Navarra, con el contacto intensísimo que el Alto Aragón ha tenido siempre con el “Aragón” del otro lado del Pirineo?
Otra cosa curiosa: se habla del Euskadi francés (los iparretarrak, los del norte); de los navarros franceses de la Benabarra, que significa lo mismo que Benabarre: “Navarra la Baja”; se habla de los catalanes franceses de la parte de Perpignan. Bien. Parece que hay razón para ello.
Pero, ¿por qué nunca se dice los aragoneses franceses, como han sido en realidad los bearneses y los aregianos? Bueno. Punto y coma aquí…
Y sigo con el tema.
Si las gentes los consideraban albigenses, ellos se esforzaban por aparecer como auténticos cristianos, y por eso recibieron también el nombre de “cristianos nuevos”. Pero su presencia dentro de la Iglesia fue tan condicionada como fuera de ella: tenían que colocarse debajo del coro, no podían pasar a hacer ofrendas, la comunión la tenían que recibir al final de todos, incluso después que las mujeres y los niños, la paz se les daba con diferente portapaz o, cuando no tenían dos, besaban el reverso del mismo. Y se les hacía entrar en el templo por diferente puerta, generalmente bajita y humilladora, lejos de la principal. Este es el rasgo más importante para descubrir su presencia, aunque esas puertecicas estén tabicadas.

Aún había más. En el Roncal, por ejemplo, no podían vestir el traje roncalés con sus ribetes colorados en los capotes y nunca eran reconocidos como ciudadanos. No podían poseer tierras y, probablemente, por esta razón se dedicaron en todos los sitios a oficios artesanos, considerados como bajos frente a los labradores y ganaderos. Fueron, pues, herreros, tamborileros, y con mucha frecuencia de oficios relacionados con la madera: leñadores, torneros, carpinteros, toneleros…
Pero lo más infamante para ellos, junto con la entrada vergonzante a la iglesia, fue la obligación de llevar cosida en la ropa una pata de oca roja sobre el omoplato izquierdo para que todo el mundo detectase su presencia y pudiera huir de ellos. El nombre de “gafos” significa precisamente “mano en garra”.
Una inspección de puertas laterales por las iglesias del norte de Aragón nos acusa su presencia en Ansó, Fago, Echo, Majones, Salvatierra, Sigüés, Berdún, Villanúa, Castiello, Barós y muchos lugares más.
La sorpresa es encontrar también dicha puerta en Plan.
Alguien opinará que este dato no es suficiente para afirmar su presencia entre nosotros. Y le doy la razón, aunque no deja de ser una pista.
Pero lo que me indujo a buscar el rastro de los agotes en el Pirineo fue un documento del siglo XVI en el que se querellan en los tribunales de Pamplona nada menos que ciento sesenta agotes. Entre ellos aparecen no pocos aragoneses…
Seguiremos…

Anuncios

12 comentarios

  1. Interesantísimo artículo sobre un asunto creo que muy desconocido. Me surgen dudas en cuanto a la validez del argumento del Rh. de la sangre como determinante de nada, pero no soy un entendido.
    Esperamos la continuación.
    Sendos abrazos.

  2. Gracias a Bastian por mostrarnos con sus artículos tantos temas sobre cultura aragonesa, y a Valentín por incluirlos en este blog.
    Un abrazo

  3. A 39escalones:
    El factor Rh. en la sangre, descarta totalmente su procedencia vasca, pues esa raza se caracteriza por el factor “negativo” de ella. Al asentarse en tierras de hablan el euskera, y comprobar que todos los que son conocidos por “agotes” en Navarra, su factor es “positivo”, descarta su procedencia vasca.
    Es lo que más me reafirma para, siempre con mi pobre opinión, que no son vascos como en Euskadi parecen decir.
    Os mios salutos ta tu, y o mio agradecimiento por catar mis rayetas.

  4. Hace unos años que oí sobre los agotes pero ya no había vuelto a leer nada sobre ellos. Este artículo del señor Bastián nos muestra el tremendo desconocimiento que tenemos de nuestro pasado.
    Saludos desde Palencia

  5. Para José Luís García:

    Fa pirdón o mío atribimiento, pero no extrafico que me trates de “Busté”. Ixo de “siñor” me ricorda cualcosa que tiengo mui presén, y me’n biene a ra recordanza con parabras d’ o mío yayo :
    – Si trato a Dios de tu, dengún merexe, dobaixo d’ er, o ” Busté”.
    Asinas que ro “siñor Bastián” ta yo, fa olbidau.
    Te ‘n charra un aragonés que se siente asinas.
    Te lo paso al castellano, por agradecer que escribas desde tierras castellanas:
    “Perdona mi atrevimiento, pero no te consiento que me trates de Usted. Eso de “señor” me recuerda algo que tengo muy presente, y me viene a la memoria con palabras de mi abuelo:
    -Si trato a Dios de tú, nadie merece, debajo de él, el “Usted”.
    Así que el “señor Bastián” para mí, olvídalo.
    Te lo dice un aragonés que se siente así”.
    Entalto Aragón!!!

  6. Para Bastián; eso me lo figuraba y lo entiendo, pero mis dudas en cuanto a la validez del argumento del Rh, viene de que yo, por ejemplo, sin tener ascendencia ni relación alguna con Euskadi (más bien, mis raíces están en la otra punta de la Península) al menos en las cuatro o cinco generaciones precedentes, que son las que he llegado a ubicar, tengo el Rh. negativo. Y, por supuesto, no soy agote, aunque viendo mi foto del DNI hubiera quien pudiera dudarlo. Por eso creo que no es un argumento importante, o a l menos decisivo, aunque hablando de colectividades puede ser un indicio razonable a considerar. Pero lo dicho, no soy un entendido.
    Aprovecho para saludarte y decirte que me encantan los artículos que el amigo Valentín va poniendo aquí, y que los sigo con mucha atención.
    Un abrazo.

  7. Altra begada ta 39escalones:
    “Arzalluz apela al “Rh negativo” de los vascos y a la “prehistoria” para reclamar la independencia” (3 de noviembre del 2000, publicado en prensa).
    No entiendo de medicina ni soy biólogo. Cuando el pueblo vasco trata de apropiarse a “los agotes” como suyos, uno se marcha a Pamplona y gracias a amigos que no puedo delatar, consigo relaciones de apellidos agotes de Bozate, Arizcun, Elizondo…
    Ninguno de ellos en archivos que puedes imaginar, tiene el factor Rh negativo.
    No puedo ser más concreto, pero sepas que siempre he sido muy “alparzero” y cuando doy datos, podré equivocarme, pero con la seguridad de contar con mi verdad. Y te lo repito: “siempre mi verdad”
    Espero haber sabido explicarme. Mi compañera sentimental se apellida Gorrochategui, y tiene el factor Rh positivo. Cuando os cuento algo… por algo lo cuento.
    Reculle un fortal acarrazo d´Bastián

  8. Bastián, es un auténtico lujo contar con tus texto en este blog. Te lo he dicho personalmente, pero lo quería dejar por escrito aquí.
    Un abrazo

  9. porque se utiliza fuera del pais vasco, soy navarro, por tanto vasco, el rh sanguineo y otras tonterias sabinianas para meterse con los nacionalistas, esas “chorradas” son propias de otros siglos donde no solo Sabino Arana hablaba de razas superiores, incluso algunos no sospechosos de veleidades nacionalistas no españolas. Por cierto soy descendiente de agotes como demuestra el apellido de mi madre Bidondo y tengo Rh + como muchos vascos que se han mezclado durante siglos con otras gentes sin ningun problema. A mi mujer desciende por parte paterna de Aragon y tiene rh- pero es vasca por nacer Donostia- San sebastian

  10. A Javier:
    Agradezco enormemente tu comentario. Nunca pretendo ofender a nadie en mis escritos ni charlas. Y puedes ver en ellos, que siempre trato de sacar “mi verdad”, aunque en alguna ocasión no sea la acertada para otras personas. Si aparece la referencia del ¡dichoso Rh!, es por las constantes referencias que desde el País vasco se hacen sobre los Agotes. También podría asegurar que mi familia perteneció a la raza de los “Cretinos del pirineo”… por los problemas de “bozio” que siempre padeció… pero no es así. Las aguas de la montaña siempre acompañan a esta enfermedad. El apellido Bidondo (con B), aparece de antiguo en Yebra de Jasa, Jasa y Jaca. ¿Estamos de acuerdo en que somos pueblos en los que la convivencia ha estado muy unida?
    Que siga asinas!
    Con o mio millor aprezio
    Baiga güen

  11. Enhorabuena!! No soy aragonés pero casi ( de Sangüesa) y cuando llegué a Barcelona hace 63 años, enseguida me dí de cuenta que cuando entraba en una tienda a comprar cualquier cosa,el/la dependienta cambiaba la voz y me contestaba con el deje del Alto Aragón. Me encanta ver como escribís no sé cual dialecto aragonés, porque hay que resucitar nuestra vieja cultura, pues si no todos acabaremos hablando inglés o chino. Es preciso insistir en cualquier tema como este de los Agotes, para que los que no conocemos vuestra fabla no nos quede más remedio que familiarizarnos con ella. Tengo localizados más de 2000 topónimos rurales de Sangüesa y hay una cantidad enorme de procedencia alto aragonesa y no más de 40 o 50 de vascuence. Si quereis os puedo mandar el Acta de disolución por Decreto del Gobierno de los pueblos preromanos de Tiermas y Ruesta, que no estaban despoblados ni muchísimo menos.En mi blog tengo referenciados a Manuel Trujillo Berges un compañero vuestro y amante de resucitar los distintos dialectos alto aragoneses y el Románico Aragonés, otra gran publicación. Repito mi felicitación y aunque no os escriba sabed que os sigo.

  12. Hola, verás, acabo de leer el artículo de los agotes, ya sé que llego algo tarde, pero hace apenas unos días que descubrí su existencia, y la verdad es que, teniendo en cuenta ciertos antecedentes en mi familia, me ha hecho dudar sobre un linaje agote, he intentado contactar con alguien que supiera del tema, pero no consigo llegar a nadie que lo domine lo suficiente, soy aragonés, como tú, y la verdad es que me gustaría poder contactar contigo para que pudieras aportar algo de luz en este tema, muchas gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: