CONDENA A ETA

lazo-negro.jpg

La organización terrorista ETA ha irrumpido en el fin de campaña electoral, asesinando al ex-concejal de Mondragón Isaias Carrasco. Desde este blog condeno con la máxima contundencia esta terrible acción criminal y me solidarizo con su familia y con sus compañer@s del Partido Socialista.

¡TRASVASES NO! ¡RÍOS VIVOS!

2313838543_bd3a19d8a1.jpg

Nueva cultura del agua
¡TRASVASES NO! ¡RÍOS VIVOS!

Una gestión equitativa y sostenible del agua es fundamento del desarrollo sostenible.
Por eso, no se puede aceptar nunca el expolio que supone el trasvase del Ebro, que
agudizaría los desequilibrios territoriales, provocaría enormes afecciones sociales y
medioambientales (especialmente por los grandes embalses del Pirineo) y lastraría
nuestras posibilidades de desarrollo futuro, al apostar por un desarrollismo
especulativo del litoral costero y la periferia. La coherencia nos exige seguir luchando contra las propuestas de trasvase y contra esos grandes embalses que lo hacen posible.
La política del agua sólo puede avanzar si la construimos desde los nuevos principios
(unidad de cuenca, eficiencia, uso racional, respeto medioambiental, control de la
demanda, computación de costes…), entendiendo nuestros ríos y otros sistemas
acuáticos como ecosistemas llenos de riqueza y cargados de historia y patrimonio, y
no como meras tuberías o depósitos de agua.
El Pacto del Agua de Aragón de 1992 (en el que no habían participado los afectados) y el Plan Hidrológico que lo recoge como anexo se han quedado obsoletos. Las Bases
para la política del agua imponen una visión parcial de la gestión del agua, dando la
espalda a la aplicación de la directiva marco en el contexto de los efectos del cambio climático, y siguen sin acordar a los afectados por las obras hidráulicas la
consideración que se merecen.
Los cambios fundamentales en la legislación autonómica, estatal y europea en tema
medioambiental y de aguas que se han producido en este tiempo, las posiciones
técnicas de los expertos y de la comunidad científica en general y el avance de los
principios de la Nueva Cultura del Agua, que ya han calado en las instituciones de la
Unión Europea, nos obligan a reformular en profundidad la política del agua.
CHA continuará defendiendo con coherencia estas posiciones en todos los foros,
porque sólo desde la coherencia, la responsabilidad y el apoyo de la ciencia y con
diálogo social podremos conseguir que convivan las gentes del llano y de la montaña, las del campo y las de la ciudad, de manera no haya que sacrificar a unos para salvar a otros.
CHA propone:
143. El rechazo rotundo a cualquier Plan Hidrológico Nacional que conlleve
transferencias de agua entre cuencas y en especial el trasvase del Ebro, pese
a la argucia de incorporar a estos planes demandas históricas, como las
comprendidas en el Pacto del Agua de Aragón, algunos de cuyos embalses -de
grandes afecciones sociales y ambientales- son imprescindibles para hacer
viable el trasvase.
144. Compromiso de aplicar las prioridades fijadas en la Declaración Europea por
una Nueva Cultura del Agua que deben centrarse en adoptar una nueva visión
ética basada en el reconocimiento de las diferentes funciones y valores del agua
para así priorizar los derechos en cuestión:
· El agua para la vida. La función básica de garantizar la supervivencia para
los seres y humanos debe ser reconocida como una prioridad primordial, un
derecho humano universal. El ejercicio de este derecho humano y la
sostenibilidad de la biosfera deben ser garantizados de forma eficaz.
PROGRAMA ELECTORAL GENERALES 2008
19
· El agua para actividades de interés general, con funciones de salud y
cohesión social, debe situarse en un segundo nivel de prioridad, bajo una
gestión responsable y socialmente eficaz en conexión con los derechos
sociales de ciudadanía y con el interés general de la sociedad.
· El agua para el crecimiento económico, en funciones económicas
legítimas, ligadas a actividades productivas e intereses privados, debe
reconocerse en un tercer nivel de prioridad en conexión con el derecho
individual de cada cual a mejorar su nivel de vida, y debe ser gestionada
eficazmente bajo principios de racionalidad económica.
145. Impulsar la aprobación de una ley de aguas, que suponga una transposición
efectiva de la directiva marco del agua y de los principios fundamentales de la
nueva cultura del agua. Incorporar a esta legislación normas que penalicen el
exceso de consumo de agua y premien el ahorro, creando comunidades de
consumidores “eficientes”, que gozarán de prioridad en inversiones,
bonificaciones fiscales, etc.
146. Impulsar una decidida labor de pedagogía social para erradicar tópicos
arraigados con respecto al agua. Explicar con claridad que no podemos
perpetuar unas formas de uso y unos hábitos de consumo del agua irracionales.
Informar a la ciudadanía sobre el funcionamiento de los ecosistemas acuáticos,
sobre el funcionamiento de los servicios del agua y de las consecuencias de los
usos inadecuados del agua para la salud y para la calidad de vida.
147. Conseguir una reducción efectiva de los consumos de agua a nivel de
cuenca y de Comunidad Autónoma, mediante el control efectivo de la demanda.
Impulsar decididamente la reutilización de las aguas depuradas y la reutilización
de las aguas de riego, por los importantes beneficios en la calidad de las aguas y
por el incremento de la responsabilidad de los usuarios.
148. Promover la modernización de los regadíos, que supone la reducción efectiva
de los consumos de agua, especificando el destino del agua ahorrada. Impulsar
una política de atención al secano, con apoyo similar al regadío allí donde es
rentable o ambientalmente indispensable.
149. Impulsar planes de actuación para la recuperación de todos los ecosistemas
acuáticos deteriorados, protegiendo de manera efectiva el dominio público
hidráulico.
150. Desarrollar una política urbanística respetuosa con la política de aguas y
adaptada a las condiciones del cambio climático. Impedir desarrollos
urbanísticos que supongan demandas de agua insostenibles. Aprobar normas
que aseguren la evaluación objetiva y transparente de tales propuestas
urbanísticas.
151. Aprobar una ley de los ríos escénicos y salvajes, que proteja estrictamente los
ríos que todavía están impolutos y que hay que proteger para que cumplan una
función tan simple como la de ser ríos. Considerar el desarrollo en los mismos de
actividades de conservación, educación, contemplación y uso deportivo que se
declaren compatibles. Incorporar a la lista los ríos Ara, Bellos y Matarraña en
toda su longitud, por su calidad y como ejemplos de ríos excluidos de la
destrucción por embalses gracias a la acción de los afectados y al apoyo y
solidaridad popular.
Seguir leyendo