UN REGLAMENTO DE OTROS TIEMPOS

Siguiendo con el tema del último post, no podemos evitar el comentar el último texto con el que nos acaba de sorprender el gobierno muncipal PSOE-PAR. Un reglamento de protocolo, ceremonial, honores y distinciones que nos retrotrae a otros tiempos pasados, en los que las administraciones se confundían con la iglesia, y la separación entre iglesia y estado se consideraba una aspiración proscrita. El texto obliga a la corporación municipal a asistir a las celebraciones religiosas consideradas fiestas solemnes, atacando absolutamente principios constitucionales como la aconfesionalidad o la libertad de conciencia. Es importante aclarar también que en el Reglamento sólo se consideran fiestas las religiosas, excluyendo festividades como el día de la Constitución, el Día de Aragón o la cincomarzada.
Yo, desde luego, animo a los concejales ateos, o que simplemente tengan clara la separación entre estado y confesiones religiosas, a no tener en cuenta este Reglamento, si finalmente se aprueba en los términos actuales.

Anuncio publicitario