AYNUR DOGAN, CANCIÓN TRISTE DE KURDISTÁN

 Aynur Dogan es la voz del Kurdistán más reconocida internacionalmente, una vez que en Europa hemos tenido acceso a su trabajo discográfico. Llegó exiliada a Estambul cuando tenía 17 años. La prohibición de la música y la lengua kurdas en Turquía no hicieron sino despertar en ella el deseo de recuperar sus raíces. Encontró en el baglama – laúd turco- un fiel compañero para revisar la música tradicional que había crecido escuchando. Aquellas canciones narraban historias de amor truncadas por la guerra o las migraciones, mujeres que eran casadas en contra de su voluntad, familias deshechas…

 El pueblo kurdo representa la mayor población mundial sin patria reconocida. Condenados a sufrir el exilio continuo, la cárcel, la censura, la represión o incluso el genocidio en los países que habitan (desde Turquía a Irán, pasando por Siria, Armenia e Irak principalmente), los desposeídos se han aferrado a su tradición oral para sobrevivir. Como dice el refrán, quien canta su mal espanta.

La música de Aynur parece un retrato del Kurdistán. Cruda y árida como las montañas; vital y jubilosa como los bailes tradicionales kurdos. Ella atribuye la riqueza de su música a la extraordinaria diversidad de minorías que existen en Anatolia (vasta región situada en el área central de Turquía) y la influencia que ejercen unas sobre otras. Por ello en su último disco canta en los dialectos kurdos zazaki, sorani y kirmanci además de turco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: